ENG

Demetre H. Chiparus

Dorohoi, Rumania, 1886 - París, Francia, 1947


BIO

Demetre H. Chiparus nació en Dorohoi, Rumania, en 1886. En 1909 viajó a Italia, donde estudió con el escultor Raffaello Romanelli. En 1912 se trasladó a París para ingresar en École des Beaux-Arts, donde fue alumno de Antonin Mercie y Jean Boucher. Participó con dos obras en el Salon des Artistes Français de 1914, donde obtuvo una Mención de Honor. Sus primeras obras fueron figuras de niños y de temas religiosos. Después de la Primera Guerra comenzó a trabajar el tema de las bailarinas que le dieron fama. En muchos casos explotan el gusto por lo exótico y coinciden con el descubrimiento de la tumba del faraón Tutankamon (1922), el auge de los Ballets Rusos de Serge Diaghilev y el desarrollo del Art Déco. Pero además sus obras implicaron la introducción de nuevas técnicas en la escultura; especialmente las “criselefantinas”, en las que se combina el bronce con el marfil para producir esculturas sumamente llamativas y estilizadas. Por esta época también se estudió la Atenea Partenos, que estaba realizada con esta técnica y de la cual Salomón Reinach había realizado una reconstrucción. Las obras más importantes y novedosas de Chiparus fueron producidas entre los años 1914 y 1933. Durante los últimos años de su vida realizó esculturas de animales y participó con algunas de ellas en el salón de París de 1942 y 1943. Chiparus murió en París en 1947.


Danseuse hindoue, c. 1928

Marfil y bronce policromado, plateado y dorado. Base de mármol y ónix, 56,5 x 69,4 x 13,3 cm


En la obra Danseuse hindoue la pose de la bailarina combina un estiramiento con una contorsión de su cuerpo sumamente llamativa. Su brazo izquierdo doblado sobre su cabeza y el derecho apoyado en el piso balancean la figura. Pero antes que la postura en esta figura debe destacarse el tratamiento que ha recibido el traje que la cubre casi por completo y que sólo deja ver sus manos, cuello y rostro marfilinos. Lleva una malla a la que se agrega una falda larga sostenida por un gran cinturón metálico ricamente trabajado que se abre a sus costados cayendo hacia delante y hacia atrás en una serie de drapeados que enfatizan la pose. Falda y malla muestran texturas que evocan escamas pero que son motivo de despliegue de un excepcional trabajo de cincelado.


OTRAS OBRAS