ENG

Maarten van Heemskerck

Heemskerk, Holanda, 1498-Haarlem, Holanda, 1574


BIO

Su primer maestro de pintura fue Cornelis Willemsz. en Haarlem, y luego Jan Lucasz y Jan van Scorel, en Delft. En 1532 partió para Roma, donde estudió las obras de artistas como Rafael y Miguel Ángel y se supone que debe de haber establecido relaciones con artistas como Francesco Salviati. Además de pinturas, realizó dibujos de edificios clásicos y contemporáneos, esculturas, ruinas, vistas de la ciudad, animales, etc. Regresó a Haarlem en 1537. Allí fue miembro de la Guilda de San Lucas, oficial menor entre 1551 y 1552 y decano en 1554. Cuando los españoles sitiaron Haarlem en 1572, se trasladó a Amsterdam, de donde retornó al año siguiente. La obra de van Hemskerck está marcada por su viaje a Italia. Puede ser dividida en tres períodos. El primero va de 1527 a 1532, cuando intenta emular a su maestro Jan van Scorel. La obra más importante de esta época es “San Lucas pintando a la Virgen” (1532). El segundo comprende los años que van de 1532 a 1536/37, cuando dibuja las ruinas de la ciudad, edificios modernos de los que han quedado dos cuadernos, y obras como “El Rapto de Helena” (1535-1536), “Venus y Cupido en la fragua de Vulcano” (1536). El tercero corresponde a las obras realizadas luego de su regreso a Haarlem en 1537 hasta su muerte. Pintó un buen número de retratos usando las fórmulas tradicionales. Es mucho más innovador en las obras de tema religioso, muchas de la cuales, a pesar de los problemas de los iconoclastas de 1566, han sobrevivido. Entre los temas mitológicos, “Momus criticando la creación de los dioses” (1561). El Museo Municipal de Bellas Artes “Juan B. Castagnino” de Rosario posee una obra que se supone un autorretrato de Heemskerck. También realizó dibujos para grabados (se hicieron alrededor de 600) que difundieron sus ideas vinculadas con el concepto de romanitas que estuvo presente a partir de su visita romana.


La Torre de Babel, s. f.

Óleo sobre tela, 139 x 181 cm


El tema de la construcción de la torre de Babel, palabra que significa "confundir", fue tratado con cierta frecuencia a fines del siglo XVI y principios del XVII. Se basa en el texto del Génesis 11:3-9, que relata que los pobladores de Senaar, Babilonia (o Babel), decidieron edificar "una ciudad, y también una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo para perpetuar nuestro nombre y no dispersarnos por toda la tierra", osadía que fue castigada por Dios confundiendo la lengua de aquellos hombres (hasta entonces toda la humanidad hablaba un solo idioma), impidiendo así que pudieran entenderse entre ellos y dispersándolos por toda la tierra. Se supone que Nemrod, el personaje que aparece montando un caballo blanco, dirigió su construcción.







La torre que los hombres están construyendo ocupa casi todo el sector izquierdo de la composición; hacia el otro lado, a la derecha, se desarrolla una amplia veduta que lleva al observador hasta las lejanías de las montañas que cierran el paisaje. La inmediatez del primer plano permite representar personajes y acciones que pueden verse en detalle y sirven para introducir al observador en el tema, complementándose con los diversos motivos que aparecen en el paisaje y también los que ofrece la misma torre con su camino helicoidal y las construcciones secundarias levantadas en sus diferentes niveles. Hay sectores que presentan puntos de interés resueltos en detalle, como el taller donde se trabaja preparando los bloques, grupos que se ocupan de su transporte, las barcas en el puerto, las casas y el templo con sus detalles arquitectónicos, las cascadas del río, la isla y otros accidentes en la geografía que se explaya en la lejanía, las montañas, el cielo y las nubes espesas que cubren el cielo. Nuestro pintor ha sabido componer una escena llena de vida y cargada de significación que responde a las exigencias de una época conflictiva y cambiante que decidiría nuevos rumbos en la cultura del norte de Europa.


OTRAS OBRAS