Exposición “Raúl Soldi”
Del 29 de Agosto al 14 de Noviembre de 2012
Muestra temporal
En su primera muestra temporaria, la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat presenta: "Raúl Soldi", un conjunto de 70 obras que proceden principalmente del acervo de la Colección Fortabat, de la Fundación Soldi de Glew y de la Galería Zurbarán. La exhibición fue inaugurada este 29 de agosto en el primer y segundo piso del edificio ubicado en Puerto Madero.

Además de la obras de Soldi, una novedad de esta exposición la constituye la reproducción de su atelier, con objetos y elementos queridos por el artista.

La elección de Soldi responde a la especial relación de amistad y afecto que el artista mantuvo con la señora Amalia Lacroze de Fortabat.

Raúl Soldi solía decir que "el arte debe producir emoción y que la emoción es perdurable a través del tiempo; se aloja en la memoria, sin sobresaltos y para siempre" Y es por ello que prefería la emoción al asombro ya que, agregaba, "éste tiene una vida efímera".

Según Soldi, dos palabras definen la pintura: el cómo y el qué. "Lo que importa es cómo se pinta y no qué se pinta. Cuando un cuadro trasciende, no necesita ser explicado. Por trivial que sea el tema, se torna importante. Lo hace importante la pintura misma".

La selección de pinturas prevista para esta exposición abarca distintos períodos de la vida artística de Soldi, destacándose, especialmente, el conjunto de las relacionadas con la música, las figuras femeninas y un extraordinario grupo dedicado a vistas de ciudad y al paisaje de Glew, sede de la Fundación Soldi.

En su primera muestra temporaria, la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat presenta: "Raúl Soldi", un conjunto de 70 obras que proceden principalmente del acervo de la Colección Fortabat, de la Fundación Soldi de Glew y de la Galería Zurbarán. La exhibición fue inaugurada este 29 de agosto en el primer y segundo piso del edificio ubicado en Puerto Madero.

Además de la obras de Soldi, una novedad de esta exposición la constituye la reproducción de su atelier, con objetos y elementos queridos por el artista.

La elección de Soldi responde a la especial relación de amistad y afecto que el artista mantuvo con la señora Amalia Lacroze de Fortabat.

Raúl Soldi solía decir que "el arte debe producir emoción y que la emoción es perdurable a través del tiempo; se aloja en la memoria, sin sobresaltos y para siempre" Y es por ello que prefería la emoción al asombro ya que, agregaba, "éste tiene una vida efímera".

Según Soldi, dos palabras definen la pintura: el cómo y el qué. "Lo que importa es cómo se pinta y no qué se pinta. Cuando un cuadro trasciende, no necesita ser explicado. Por trivial que sea el tema, se torna importante. Lo hace importante la pintura misma".

La selección de pinturas prevista para esta exposición abarca distintos períodos de la vida artística de Soldi, destacándose, especialmente, el conjunto de las relacionadas con la música, las figuras femeninas y un extraordinario grupo dedicado a vistas de ciudad y al paisaje de Glew, sede de la Fundación Soldi.